Econcult: Area of Research in Economics of Culture and Tourism

Gastar dinero en cultura hace ganar las elecciones locales

Gastar dinero en cultura hace ganar las elecciones locales

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Una investigación del grupo ECONCULT de la Universidad de València, publicada en la revista académica Sustainability aporta evidencias de que el gasto de las corporaciones locales en cultura es aprovechado de manera oportunista por los partidos gobernantes en las ciudades medias, de manera que incrementan el gasto en año pre-electoral electoral, con la intención de ganar votantes

El estudio analiza los datos en las ciudades medias (entre 20 mil y cien mil habitantes) españolas en las elecciones de 2015 y las de 2019. “Escogimos esta franja de municipios tratando de evitar aquellos más pequeños donde las relaciones personales y el conocimiento directo distorsiona las motivaciones de los votos, pero también los grandes espacios urbano donde dominan las tendencias políticas más generales y globales” señala Jordi Sanjuan, joven investigador que participa en el proyecto

Es de sentido común pensar que en periodo electoral, los políticos en el gobierno tratarán de utilizar los presupuestos públicos para ganarse electores indecisos y no parece descabellado pensar que los equipos de gobierno traten de utilizar el gasto en cultura para mejorar su atractivo electoral ya que todo lo asociado a la cultura es muy visible, relativamente barato – frente a otros gastos como la educación, la sanidad-  e incorpora valores que pueden ser utilizados por una amplia gama del espectro ideológico, desde la preservación de los estilos de vida para los conservadores, identidad para los nacionalistas o transformación creatividad y cambio para los progresistas.

Así, analizando las variaciones anuales del gasto en cultura y comparándolas con otros gastos podemos observar que para las elecciones de 2015, aun en plena crisis, si las caídas medias de gasto en cultura de los años anteriores se situaban en 10 Euros por habitante menos cada año, en el año preelectoral aumentaba en 3 Euros por habitante. Para las elecciones de 2019 de varia en 2,2 Euros de incremento al año, el año preelectoral este incremento por cabeza se disparaba a los 6 Euros. Todos los gastos analizados (Cultura, Deporte, Educación y Salud), así como el gasto total (que incluiría desde infraestructuras hasta el gasto social) muestran ese comportamiento oportunista. Y esto es un fenómeno que se se explica por la Teoría del Ciclo Político (Political Budget Cycles) que ya explicaba el premio Nobel Nordahus a mediados de los años 70, lo sorprendente es que los gastos en cultura son de lo más utilizados

Sin embargo, lo más sorprendente del estudio es que la única variación del gasto que contribuye de manera estadísticamente significativa a mejorar las probabilidades de ser reelegido son los gastos en cultura

El análisis de los efecto marginales ponen de evidencia que la probabilidad de un partido de gobierno de ser reelegido, empeora de manera estadísticamente significativa si en el municipio hay mucho desempleo, si en las elecciones locales no hay mucha participación (las participaciones elevadas se activan para despedir a los gobernantes en el cargo) si hay una elevada proporción de población mayor de 65 años (conjunto de la población poco dado a los cambios)……. Y si se han gastado mucho dinero en eventos culturales en el año antes de las elecciones

La magnitud del efecto cultural es de tal dimensión que suponiendo que el gasto en cultura en un año preelectoral se incremente en un tercio en puntos porcentuales del presupuesto total en comparación con el año anterior (por ejemplo, pasando del 6% al 8%), esto mejoraría la probabilidad de ser elegido en casi un 10%. Dado que la proporción del presupuesto dedicado a la cultura es relativamente pequeña (alrededor del 5%), se podría inferir que el gasto en cultura es una forma relativamente rentable de comprar el favor de los votantes.

Este descubrimiento podría ser, por una parte, bueno para la cultura, ya que pone en valor su impacto electoral, y le otorga, como sector, capacidad de negociación frente a la esfera política, pero por otra parte distorsiona notablemente la necesidad de cierta racionalidad instrumental de la política cultural local, ya que la convierte en objeto de deseo de los oportunistas

El artículo donde esta descrita con mayor detalle la investigación está publicado en una edición especial de la prestigiosa revista científica suiza Sustainability dedicada a la cultura en las ciudades medias,

Universitat de València. School of Economics

Department of Applied Economics

Office 2P05 (2nd floor)

Avinguda Tarongers s/n 46022 València